TENS y EMS: ¿en qué se diferencian?

Hacemos un repaso rápido de las diferencias que hay entre estas dos técnicas. Por un lado, su objetivo: mientras TENS genera pulsos por actuar como analgésico, EMS persigue el trabajo muscular. Esta es la gran diferencia entre ellas, ya que si lo que buscas es calmar el dolor situado en una determinada zona del cuerpo, usarás la tecnología TENS, pero si lo que necesitas es mejorar el estado físico o el rendimiento, entre otros cosas, lo recomendable es utilizar EMS.

Por otra parte, varía la intensidad: para la TENS suele ser inferior (hasta 50 mA aprox.) Y para la EMS, 80 o 100 mA de pico. Los electrodos también varían en un aparato y otro, ya que para la TENS suelen ser pequeños e iguales, mientras que para la EMS son variados para combinarlos y adaptarlos a los diferentes músculos y métodos de estimulación. Además, las respuestas motoras son diferentes, ya que en la electroestimulación muscular se supera el umbral motor para tonificar y potenciar la musculatura, Excepto cuando se aplique la frecuencia fija. Mientras la TENS actúa sobre el estímulo de fibras nerviosas sensitivas, el segundo lo hace en estímulos de fibras nerviosas motoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *