La electroestimulación mejora la circulación local de la sangre

Hace más de 100 años que esta técnica comenzó a aplicarse con fines analíticos y terapéuticos (recuperación de lesiones, desequilibrios musculares, etc.). Así que, la fisioterapia ha ido incluyéndola como parte de sus herramientas para hacer frente a problemas musculares, Como las contracturas, la sarcopenia, o de cualquier otro tipo.

Y no sólo eso, sino que el paso de los años ha demostrado que la electroestimulación también puede ser idónea para la rehabilitación en materia de:

  • fibromialgia, Para aliviar los dolores.
  • esclerosis múltiple, Para la ayuda del dolor y mejora de la estabilidad, entre otros.
  • post parto, Cuando pasan unos 3 o 4 meses.
  • Aumento de la masa muscular y la recuperación del tono.

Cada vez son más los centros de fisioterapia que adquieren conocimiento sobre esta técnica para especializarse en ella. Hay algunas reglas básicas de cara a los pacientes con dolor, como conocer los ejercicios, ir iniciando poco a poco el entrenamiento y con frecuencias más bajas.

Además, es importante que el propio fisioterapeuta conozca al detalle cómo funcionan los equipos, Ya que será el encargado de interpretar la evolución de sus pacientes y de continuar hasta conseguir las mejoras esperadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *