Electromagnetismo y estética corporal. – i-Motion EMS

Dentro de la medicina estética no invasiva se encuentra el campo del electromagnetismo que históricamente se ha utilizado con mucha frecuencia en tratamientos terapéuticos: cicatrización de heridas, alivio del dolor de nervios y músculos y regeneración del tejido músculo esquelético.

En la actualidad estas técnicas ya están funcionando en el mundo de la estética, como una tecnología no invasiva (procedimientos no quirúrgicos) con resultados visibles por el paciente o el cliente en muy pocas semanas.

La absorción de la energía electromagnética puede llegar a ser más efectiva que la electroestimulación (en muchos casos, ésta puede ser la opción más adecuada, dependerá de cada paciente) que se queda a un nivel más superficial, dado que las ondas electromagnéticas penetran a una mayor profundidad en los tejidos y permite desarrollar los músculos y eliminar el exceso de grasa en pocas sesiones. Estamos ante una técnica que remodela el cuerpo desde dentro.

Lo que también hay que dejar claro es que estas técnicas, aunque mejoramos claramente a nivel muscular y tonificación de nuestro cuerpo, no consiguen las ventajas que tiene la práctica de deporte a niveles cardiovasculares, metabólicos y psicoemocionales.

Ya hemos analizado en otros artículos que una de las principales preocupaciones que tienen las mujeres que visitan un centro médico estético es la celulitis. Este problema que se desarrolla especialmente en las mujeres, como todos sabemos, viene determinado por b factores genéticos, hormonales y por la circulación sanguínea baja, que hacen que los depósitos de grasa sean más visible. Se piensa que la mayoría de las mujeres en algún momento de su vida experimentarán celulitis. Incorporar unas sesiones de electromagnetismo en el calendario de una mujer de hoy en día, como la que incorpora las sesiones de masaje corporal o sesiones de fitness, le permitirá de una manera no invasiva, la reducción de la celulitis y la estiramiento de la piel.

Según indican algunos expertos, los resultados son visibles a las tres semanas, con sólo dos sesiones. Eso sí, en general, son necesarias entre 4 y 6 sesiones, con intervalos de 15 días entre cada una, para conseguir un efecto completo. Además con esta práctica se puede fortalecer la musculatura interna del abdomen, aminorando los depósitos de grasa, y si actúan sobre los glúteos produce un fortalecimiento y una elevación de estos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *