Electroestimulador Lidl Opiniones

Buenas , que disfrutes nuestra página web. Te ayudaremos a seleccionar el más destacable Electroestimulador Lidl Opiniones. Para poder hallar los resultados deseados es primordial una aceptable elección del electroestimulador. Aquí te ayudaremos con esa importante labor.

¿Qué es la Electroestimulación?

La electroestimulación es la técnica que emplea la corriente eléctrica, para provocar una contracción muscular, a través de un aparato llamado electroestimulador, para prevenir , entrenar o tratar los músculos, intentando encontrar una finalidad terapéutica o una mejora de su desempeño.

La técnica de la electroestimulación viene empleándose en la rehabilitación desde hace mucho tiempo , aportando importantes provecho en éste campo, más que nada para resolver las patologías musculares más habituales como son:

La prevención y el régimen de la atrofia muscular, la potenciación, las contracturas, el incremento de la fuerza para la seguridad articular, la profilaxis de la trombosis, y la estimulación de los músculos paralizados, entre otros , y asimismo para el régimen del dolor.

¿En que radica la electroestimulación neuromuscular?

La electroestimulación neuromuscular radica en mandar una corriente eléctrica a través de los electrodos haciéndola generando la contracción de las fibras musculares sin precisar que intervenga activamente el sujeto.

¿Qué es un electroestimulador?

Un electroestimulador es un generador de corriente, que genera impulsos eléctricos con la energía suficiente para generar un potencial de acción (PA) en las células excitables: musculares o inquietas (sensitivas con desenlaces analgésicos y eferentes con desenlaces motrices), y de esta manera modificar su estado habitual , que es el reposo.

¿Qué tipo de estimulador debemos emplear?

Debemos emplear un aparato de baja frecuencia (de 1 a 120 impulsos por segundo -Hz-) que nos asegure una contracción muscular potente , aparente y fisiológica, exenta de experiencias eléctricas desapacibles y que no genere irritaciones o quemaduras en la piel.

Los estimuladores musculares tienen la posibilidad de tener mucho más de un canal (o vía de salida de la corriente eléctrica). El hecho de que tenga 2 canales contribuye la oportunidad de abracar mayor superficie o de tratar 2 zonas diferentes al tiempo , por poner un ejemplo los dos cuádriceps.

¿Qué forma debe tener la onda eléctrica fabricada por el estimulador?

La onda que debe construir el estimulador, es una información indispensable que debe indicar el desarrollador en las informaciones técnicas introduces en los manuales y habrá de ser : rectangular – bifásica, y compensada simétricamente, para evitar los desagradables y temidos efectos polares (sensación eléctrica, irritación de la piel y hasta quemaduras), en el lugar de ubicación de los electrodos por donde pasa la corriente.

Las corrientes de tipo galvánico para el uso de la iontoforesis (programa 16, TENS Eco Basic) se reduce de forma exclusiva al entorno profesional pues implica riesgo de quemadura eléctrica por lo que es indispensable el especial conocimiento del modo de aplicación.

¿Cuánta energía necesitamos para estimular?

Puesto que provocamos la contracción muscular mediante la estimulación del nervio, la energía necesaria para estimular una motoneurona es una cantidad pequeñísima proporcionada por: Q = I x t Donde I es la intensidad y t es la duración del impulso eléctrico.

La intensidad o amplitud, se mide en mA y lo habitual es que los aparatos más potentes se muevan en un rango de 120 mA.
La duración de los impulsos (t) se mide en microsegundos, y es otra información básica que las informaciones técnicas deben enseñar. Además un óptimo estimulador debe ajustar este parámetro en sus programas, en función de que estemos estimulando la extremidad superior, la inferior o el leño.

La utilización correcta de este parámetro nos asegurará que cada conjunto muscular, va a recibir únicamente la proporción de energía que necesita para ser estimulado con efectividad , puesto que si es mayor a la que necesita , la carga eléctrica en demasía será desapacible , y si es menor, no va a ser suficiente para una contracción eficiente.

 

¿Hay alguna contraindicación en el empleo de la técnica de la electroestimulación?

Las corrientes de baja continuidad , en contraste a las de media y alta continuidad , muestran un número de contraindicaciones no exageradamente prominente , con lo que es una técnica muy recomendable , si se siguen las indicaciones que vienen de un médico, fisioterapeuta, preparador físico, o en su defecto después de haber leído detenidamente las normas que todo sistema debe acompañar, pues aunque estemos frente a una técnica que -si está desarrollada con las garantías descritas

no afecta a la presión arterial ni a la continuidad cardiaca , hay algunas consideraciones que deberemos tener presente, y colectivos a los que les va a estar contraindicado emplear , como:

Personas con marcapasos.
Personas con tumores y metástasis
Personas con trombosis, tromboflebitis y varices
Personas diabéticas y epilépticas
Personas con modificaciones de la sensibilidad * No usar en el seno carotídeo
No utilizar en personas con procesos hemorrágicos
No emplear en estados febriles y/o infecciosos
No utilizar en el abdomen en mujeres embarazadas
No utilizar en personas hipersensibles o muy inquietas
No emplear en niños inferiores de 10 años.

¿Qué ventajas nos contribuye la electroestimulación en el campo del deporte?

Como demostradas :

  • Hacer más simple la restauración del músculo fatigado después de la competición, o de un entrenamiento intenso.
  • Incrementar la fuerza, la fuerza explosiva, la fuerza- resistencia, y la resistencia aeróbica, al llevar a cabo una actuación selectiva de los diferentes tipos de fibras musculares.
  • Llevar a cabo un profundo trabajo muscular, exento de fatiga psicológica y agobio general
  • Desarrollar una red de pilíferos cerca de las fibras veloces , con un incremento y una mejora sustancial de la microcirculación sanguínea del músculo.

Un aumento de la masa mitocondrial

Como viables :

  • Disponer de una cantidad de fibras musculares superior a las que se conseguirían con algún tipo preciso de contracción
  • voluntaria.
  • Cambiar la tipología de las fibras musculares, así como su elasticidad