Electroestimulación y radiofrecuencia: no son lo mismo

la electroestimulación muscular se posiciona como uno nuevo método revolucionario. Consiste en un entrenamiento muscular que supone para varios ámbitos o sectores un gran avance en el mundo tecnológico. Se utiliza en el deporte, en la estética y en la salud. Se desarrolla mediante la emisión de estímulos eléctricos, que se dirigen a grupos musculares diferentes. El objetivo de la electroestimulación muscular consiste en provocar una contracción en el músculo con una intensidad determinada. Los estímulos se proyectan de forma directa en el grupo muscular o músculo a través de el elemento de los electrodos, un aparato apropiado para realizar esta función.

Con este tipo de entrenamiento EMS se mejora, en gran medida, la condición física y se tonifica también la parte del cuerpo que se trabaja y recibe los impulsos eléctricos. Además, no sólo se mejora el estado físico de los usuarios, también:

  1. Contribuye a la pérdida de peso: Siempre que se realice el entrenamiento de forma prolongada y se lleve a cabo una alimentación saludable. Se trata de un complemento, pero no es milagroso, el usuario debe poner de su parte.
  2. Aumenta la masa muscular: Del mismo modo que se tonifica la parte que se entrena, se gana masa muscular en diferentes zonas del cuerpo.
  3. Efecto de drenaje linfático: La electroestimulación deportiva funciona también como método de drenaje linfático, ya que ayuda a reducir la retención de líquidos.

la radiofrecuencia se sitúa en el ámbito estético o sanitario. Sus orígenes se remontan a muchas décadas atrás y se empezó a utilizar en el sector de la cirugía como tratamiento de tumores y coagulación de tejidos. En el mundo de la estética se utiliza, sobre todo, para los tratamientos de reducción de volumen corporal y de reafirmación de la piel.

Consiste en un procedimiento en el que no se desarrolla la cirugía, ya que no se producen cortes ni cicatrices. la Administración de Comida y Medicamentos (FDA), en castellanos Administración de Alimentos y Medicamentos, es la agencia de gobierno estadounidense responsable de alimentos, medicamentos y cosméticos, y en 2002 certificó la radiofrecuencia no ablativa (RFNA) como una técnica eficaz que desarrolla sus propósitos y la definió como «un estiramiento cutáneo no quirúrgico ». La máquina con la que se realiza el tratamiento genera calor interno en la dermis y calienta la epidermis desde dentro. ¿Qué beneficios tiene la radiofrecuencia?

  1. Mejora la circulación sanguínea: Ayuda a mejorar el metabolismo y el flujo sanguíneo. Al alcanzar una circulación sanguínea óptima, se reduce bastante la celulitis.
  1. Reduce el volumen corporal: Se consigue gracias a que se expulsan más líquidos, lo que en muchas ocasiones provoca tener mayor volumen de cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *