Centrífuga de laboratorio – Todos los fabricantes de dispositivos médicos

Una centrífuga de laboratorio es un dispositivo que permite separar los componentes de una solución en distintas fases gracias a la diferencia de densidad.

Aplicaciones

La centrífuga constituye un elemento indispensable para aplicaciones fundamentales de laboratorio (bioquímica, bacteriología, hematología y serología).

Tecnologías

Para separar mezclas formadas por componentes sólidos y líquidos, la máquina dispone de un recipiente perforado con múltiples orificios. Estos orificios tienen un tamaño que permite el paso del líquido y, al mismo tiempo, impide el paso del sólido.

La rotación de la centrífuga se produce mediante un motor vinculado a un rotor o mediante la rotación de una manivela amplificada por un sistema de engranajes. A mayor velocidad de rotación, más fino y eficaz será el resultado.

Criterios de selección

A la hora de escoger una centrífuga, debe tenerse en cuenta la velocidad de rotación.

En cuanto a los tubos de centrifugado, deberán escogerse en función del tipo de análisis que deseamos realizar, de la mezcla que utilizaremos (análisis de orina, de heces, de sangre, etc.) así como del volumen y del tipo de muestras que queremos centrifugar. Asimismo, debe tenerse en cuenta el número de muestras que podemos tratar por hora.

Otros criterios importantes pueden ser el nivel sonoro y, si es necesario, el tipo de fijación en la mesa. Por último, hay que saber que el rotor debe ser adecuado para el tipo de tubos de centrifugado.

Ventajas

– Separación eficaz
– Mantenimiento sencillo

Desventajas

– Necesidad de personal formado
– Necesidad de fijarla en el suelo o en una mesa pesada y resistente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *